16. Protagonistas de los Hechos de los apóstoles

Los personajes que aparecen en el libro de los Hechos de los Apóstoles y se convierten es sus protagonistas son los que crean y desarrollan su historia.

Los hay de muy diversos tipos: en primer lugar los centrales que dominan la historia, también los que intervienen en algún capítulo y desaparecen de la primera fila. Por último, tenemos muchos papeles intermedios, vemos de su importancia pero el libro no se centra en ellos.

Protagonistas de los Hechos de los Apóstoles

Dos grandes protagonistas: Pedro y Pablo

Aunque el relato comienza con Jesús de Nazaret para enlazar con el Evangelio, los principales protagonistas de libro son Pedro y Pablo. Cada uno de ellos será quien de continuidad a la historia en una mitad: en la primera será Pedro y a partir del capítulo 15 el foco estará en Pablo.

Protagonistas intermedios de los Hechos de los Apóstoles

Algunas personas participarán junto a Pedro y Pablo de forma importante:

  • El apóstol Juan, compañero de Pedro
  • Bernabé, valedor de Pablo y compañero en sus viajes

Personajes episódicos

Hay muchos protagonistas puntuales de pequeños relatos:

  • Matías el elegido como duodécimos apóstol (Hch 1, 15-26)
  • Ananías y Safira, utilizados en un relato moralizante (Hch 5, 1-11)
  • Los diáconos helenistas, destacando Esteban, el primer mártir (Hch 6) y Felipe en su relato con el príncipe etíope (Hch 8)
  • El centurión Cornelio (Hch 10)
  • Apolo (Hch 18) Gran predicador y colaborador de Pablo
  • Santiago (el menor). Presente en el concilio de Jerusalén, dirigiendo la parte más judaizante. Es el conocido como «hermano del Señor»

Aludidos en la historia

En las páginas del libro se irán nombrando hombres y mujeres que sin duda tuvieron una labor e impacto importantes y en ocasiones aparecerán también en otros textos del Nuevo Testamento:

  • Barsabás, el justo (Hch 1, 23)
  • Lídia (Hch 16, 12-15) La empresaria y comerciante, primera conversa ya en tierras europeas en Filipos
  • Damaris (Hch 17, 34), la mujer que abrió Atenas a los cristianos
  • Erasto (Hch 19, 22)
  • Juan Marcos, a quien se atribuye ser el secretario de Pedro y autor del evangelio según Marcos

Colaboradores de Pablo que o bien le acompañan (como Timoteo) o bien dirigen las comunidades fundadas aparecen en todos los capítulos.

El tercer protagonista de los Hechos: el Espíritu

El Espíritu actúa en el libro de los Hechos de los Apóstoles como un protagonista más. Son muchos los relatos que se inician por la acción del Espíritu, o muchas las personas que se mueven bajo su influencia.

Suele destacarse este hecho indicando que en efecto, el Espíritu es el tercer protagonista junto a Pedro y Pablo.

Y algún curioso personaje histórico: Berenice

En los capítulos finales de los Hechos, Pablo tendrá la oportunidad de defenderse ante el rey judío Agripa II que acudirá con su hermana Berenice.

Berenice es una princesa Hebrea, hija de Agripa I, que destacará por su papel en intrigas políticas. Fue casada a los 13 años con su tío 40 años mayor que ella. Tras la muerte de su tío y su padre, permanecerá al lado del nuevo Rey, su hermano, con una relación que irá más allá de la amistad.

Con la revuelta judía entre los años 60 y 70, el general Vespasiano acudirá con las legiones. Será nombrado emperador y volverá a Roma, siendo su hijo Tito quien conquiste Jerusalén destruyendo el templo en el año 70.

Ahí comenzará una historia de amor entre Berenice y el general Tito (futuro emperador). En el año 75 Berenice acudirá a Roma y durante tres años mantendrán una relación que escandalizó Roma.

Con el ascenso al trono de Tito, aplazará su relación en un intento de mejorar su imagen delante del pueblo, pero Tito morirá dos años después y Berenice desaparecerá ya de la historia.

La sesión de lectura: de Jerusalén a Roma

Leemos los capítulos del 21 al 28, terminando el libro de los Hechos de los Apóstoles.

Los capítulos finales nos muestran los acontecimientos que llevan a Pablo a estar preso y apelar en su defensa al emperador y por lo tanto ser trasladado a Roma.

Pablo acudirá a Jerusalén, como acudió Jesús, para ser entregado por los judíos a las autoridades. A partir de ahí comienza el largo camino de Pablo hacia Roma.

El final del libro queda abierto, Lucas termina su obra sin una conclusión para Pablo, pero sí para la historia que él pretendía mostrar, la apertura del mensaje de Dios a todos los pueblos.

Para reflexionar y compartir

Muchas acciones surgen promovidas por el Espíritu Santo. Buscad en lo ya leído y en lo que queda por leer al Espíritu como protagonista de la acción.

El tono de los últimos capítulos cambia mucho respecto a la primera parte ¿qué podríamos destacar?

Photo by Quino Al on Unsplash