2. Las parábolas de Jesús

Es imposible separar el mensaje del evangelio del significado de los relatos más significativos que pronunció Jesús, las parábolas. Para continuar con la lectura del evangelio es necesaria una explicación sobre las parábolas de Jesús y cómo leerlas.

¿Qué es una parábola?

Una parábola es una comparación desarrollada a modo de historia. Compara una realidad complicada de explicar con conceptos de la vida cotidiana. Por ejemplo, se puede escribir un tratado sobre cómo es el amor de Dios… o se puede contar un pequeño cuento que nos sirva de ejemplo.

La parábola no busca enseñar una cosa concreta, nos invita a reflexionar, son llamadas de atención, muchas veces para que contrastemos nuestros comportamientos y valores.

Las parábolas de Jesús: narración con imágenes

El uso de las parábolas es un rasgo distintivo de la predicación de Jesús, pero no fueron inventadas por él. Jesús toma este recurso de los maestros escribas de su tiempo.

Jesús fue un narrador de historias, en los evangelio de Marcos, Mateo y Lucas encontramos hasta 43 parábolas diferentes, sin contar con muchas frases que son casi una pequeña historia: por ejemplo «no se puede servir a dos señores.»

La diferencia entre parábolas y alegorías

La parábola es diferente de la alegoría, en una alegoría hay una correspondencia entre los elementos que comparamos, ahí sí se busca enseñar algo concreto, pero una parábola nos invita a una reflexión más profunda.

El mismo Jesús convierte en alegoría alguna de sus parábolas, como la primera que encontramos en el capítulo 4 de Marcos.

Nuestra sesión de lectura

Hemos comenzado la lectura del Nuevo Testamento, y lo hemos hecho con el evangelio de Marcos.

En esta segunda sesión vamos a leer los capítulos del 4 al 6 del evangelio de Marcos.

Para reflexionar y poner en común

En estos capítulos tenemos un poco de todo, parábolas que hablan del Reino de Dios, curaciones, el relato sobre Juan el Bautista… Encontramos también la primera misión para sus discípulos Mc 6, 7-13.30-31.

Busca en los capítulos anteriores (Mc 1) en qué momento reúne a estos discípulos.

La lectura del capítulo 4 ha comenzado con una parábola que muestra diferentes resultados de la siembra y lo ha comparado con el resultado de escuchar “el mensaje” ¿Dónde me sitúo yo? ¿cómo he recibido el mensaje? ¿me siento discípulo o discípula? ¿me veo con alguna misión?

Leyendo las parábolas del Reino Mc 4, 26-32 y según lo que está diciendo y haciendo Jesús ¿qué interpreto que es el Reino de Dios? 

Tras todo lo leído: ¿Crees que Jesús tenía un plan para hacer lo que hace?

Photo by Annie Spratt on Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.