6. De Saulo de Tarso a San Pablo. Camino de Damasco

¿Quién era Saulo de Tarso o San Pablo?

Pablo de Tarso, Saulo de Tarso o simplemente San Pablo, es una figura importantísima en el Nuevo Testamento, es uno de los autores directos de varios de los libros y muy influyente en otros muchos.

Sabemos mucho de él por el tono autobiográfico de sus escritos. Es el autor de los textos más antiguos que se conservan, y el primero que escribe teología cristiana, ya que sus cartas serán respuesta a las primeras dudas y conflictos que surgen en las comunidades.

Pablo nació en Tarso, una gran ciudad en la provincia de Asia Menor del Imperio Romano. Su doble nombre Saulo (Saúl) y Pablo muestra su pertenencia a una doble cultura. Por un lado judío educado en la ley como fariseo (Flp 3, 4-5), y por otro insertado en la cultura helenista: con título de ciudadano romano y con el oficio de fabricante de tiendas, por su habilidad para tejer el cilicio, material por el que se conocía la región de Cilicia, donde está Tarso.

La conversión de Saulo camino de Damasco

El libro de los Hechos de los Apóstoles nos presenta inicialmente la figura de Saulo como un responsable judío encargado de las primeras represiones contra los cristianos y que se dirigió a Damasco con el encargo de perseguir a los que allí residían. Pablo, en su carta a los Gálatas, supone que residía en Damasco, quizá por si oficio.

Decimos que fue en Damasco donde Pablo se convirtió, aunque él nunca utiliza ese término. Para él fue un abrir los ojos, una revelación, una luz nueva. Experimentó una elección de Dios, una llamada de Jesús resucitado que lo llevó a considerarse apóstol.

Las cartas de San Pablo

Los escritos de Pablo son cartas (género epistolar) y excepto la dirigida a los Romanos, que es un resumen de su pensamiento, se trata de cartas originadas por circunstancias: una carta previa dirigida a él con dudas, noticias que le llegan y alarman… hacen que decida responder con un escrito que por su valor perduró al problema original y fue muy pronto compartida y leída por otras iglesias.

Sus escritos son en ocasiones complicados, y no solo para nosotros en nuestra mentalidad actual, llama la atención el texto de la segunda carta de Pedro: «…como os escribió nuestro querido hermano Pablo…. En todas sus cartas trata estos temas, si bien en ellas hay cosas difíciles de entender.» (2 Pe 3, 16)

Si dedicamos esfuerzo a entrar en lo que nos cuenta y familiarizarnos con su vocabulario, encontraremos unos textos que todavían siguen siendo frescos y vibrantes.

La sesión de lectura

Comenzamos con una de las cartas de Pablo, enviada a las comunidades de Galacia, y que conocemos como Gálatas.

Empezaremos la lectura de Pablo por esta carta a los Gálatas por varias razones, tiene un gran contenido autobiográfico, lo que nos permitirá acercarnos a la persona y es breve pero central en su pensamiento, en resumen adecuada para un primer paso valiente.

Empezamos leyendo los tres primeros capítulos: Gal 1-3

Para reflexionar y compartir

Durante los dos primeros capítulos resume su historia y cómo ha llegado a tener sus convicciones actuales. ¿Qué rasgos de su persona nos llama más la atención?

El tercer capítulo comienza fuerte abordando el problema que origina la carta. ¿Podemos interpretar a partir de los tres capítulos qué ha sucedido para que Pablo envíe esta carta?

En el capítulo 3 hay varios argumentos que Pablo utiliza para convencer de que la fe es suficiente frente a la ley. ¿Cuántos puedes encontrar y resumir con palabras actuales?

En la próxima lectura nos detendremos más en estos conceptos de fe y ley que seguirán repitiéndose a lo largo de la carta.

Photo by Mads Schmidt Rasmussen on Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.