32. Evangelios sinópticos y la fuente Q

Llamamos evangelios sinópticos a aquellos que si los pusiéramos en columnas uno junto al otro podrían leerse de forma conjunta. Son tres los evangelios sinópticos, Marcos, Mateo y Lucas que tienen muchos textos compartidos.

Mateo y Lucas, tienen una gran cantidad de textos comunes que no aparecen en Marcos, estos textos vendrían de otra obra, que los biblistas llamaron fuente Q, y que ahora está desaparecida.

Los evangelios sinópticos

Como hemos comentado, los evangelios sinópticos son los que podríamos organizar en tres columnas de forma que se comparan de un solo vistazo. Mateo, Marcos y Lucas tienen los suficientes pasajes y organización en común para poder hacerlo.

El material común a estos tres evangelios es conocido como «triple tradición».

La razón más probable del parecido entre ellos es que Mateo y Lucas ya conocían el evangelio de Marcos y parten de él para escribir su obra.

La obra de Marcos, que inició el género del evangelio, fue tan novedosa y exitosa que los escritos de Mateo y Lucas siguieron su esquema.

Un posible ejercicio para estudiar evangelios sinópticos

Si se dispone de algo de tiempo, un buen trabajo de estudio bíblico es comparar el mismo pasaje en los tres evangelios sinópticos. Veamos cómo.

Se puede comenzar por algún pasaje que nos guste especialmente. Hay algunos donde este estudio tiene resultados más vistosos (por ejemplo la curación de la suegra de Pedro en Mc 1, 29-31, Lc 4, 38-39 y Mt 8, 14-15), pero motiva más empezar con uno que elijamos.

Copiamos los pasajes en un documento a tres columnas. Realizamos una comparación subrayando el texto con colores:

  • Identificaremos cada evangelio con un color (Mc azul, Mt rojo, Lc amarillo)
  • Una palabra que solo aparezca en ese evangelio la subrayaremos de su color: Cuando hay una palabra propia de Mateo, la subrayamos de rojo; si es de Marcos, de azul; si es de Lucas, de amarillo.
  • Las palabras comunes a dos evangelios las subrayamos con la mezcla de los dos colores: Las palabras comunes a Mt y Mc se subrayarán de violeta; las de Mt y Lc, de naranja; las de Mc y Lc, de verde.
  • Las palabras comunes a los tres de marrón o negro.

Cuando hayamos hecho todo el repaso revisar algunas cuestiones: ¿Cuál es más largo o más corto? ¿Cuánto hay común a los tres? ¿Nos dice algo del autor su palabras propias?

La fuente Q

Comparando los evangelios, encontramos que tanto Mateo como Lucas tuvieron acceso a una fuente documental que utilizaron en sus obras, es la conocida como fuente Q, son pasajes que no aparecen en el evangelio de Marcos.

Mateo y Lucas, por separado, utilizaron esta fuente Q de forma distinta: Mt los repartió por todo su evangelio, sin embargo Lucas prefirió insertarlo en la trama que había recibido de Marcos en dos grandes incisos.

Un posible ejercicio para estudiar la fuente Q

En la mayoría de la biblia el texto está separado en apartados los cuales llevan algún título. Esto no es parte del evangelio, los títulos son propios de cada edición y están puestos para facilitar la lectura y su comprensión.

En cada uno de estos apartados de un evangelio, junto al título, solemos encontrar las citas de los otros evangelios donde aparece el mismo pasaje, son «los paralelos.»

Gracias a estas citas de paralelos, podemos de un vistazo ir viendo qué textos son comunes a los tres evangelistas, cuáles son propios (porque no están presentes en los demás), y viendo aquellos que coinciden solo en Mt y Lc podemos hacernos una idea de cómo era la fuente Q que utilizaron en la redacción de sus obras.

¿Qué idea nos hacemos de lo que puso ser la fuente Q?

Nuestra sesión de lectura

Estamos leyendo el evangelio de Mateo. En esta ocasión vamos a leer:

  • Discurso de envío a la misión o «apostólico»: capítulo 10
  • Actividad misionera de los apóstoles: capítulos 11 y 12
  • Discurso en parábolas: capítulo 13

Para reflexionar y compartir

Cuando leas estos capítulos observa a quién va dirigido el anuncio ¿a los judíos, a los gentiles o a ambos?

Cuando Mateo redacta el discurso de las parábolas, también se plantea por qué Jesús habla en parábolas. Tras leer el capítulo ¿qué piensas? ¿qué puede aportar una parábola que haga que Jesús la elija frente a otro tipo de discursos?

Imagen de Free-Photos en Pixabay