Los sabios (reyes magos) de oriente y la estrella.

El relato de la infancia del evangelio de Mateo introduce varios elementos que han calado en la cultura popular, como son los sabios de oriente (reyes magos) o la estrella de Belén. Vamos a ver el significado de estos elementos, por qué los introduce Mateo y qué quiere enseñarnos.

El relato de la infancia de Mateo

El evangelio de Mateo presenta un «relato de la infancia» que pretende presentarnos quién es Jesús, su realidad de hombre y Dios y su misión de salvación. Se trata de una reflexión de tipo teológico que se realiza mediante pequeños detalles e historias. Estos capítulos del evangelio son un prólogo que nos cuentan quién es Jesús a la luz de todo su mensaje y del anuncio de su resurrección.

Vamos a ver los diferentes elementos que aparecen.

La genealogía de Jesús

Las genealogías ahora nos resultan un poco extrañas, pero eran todo un género literario para presentar un personaje importante. Mostrar quienes son sus ascendientes era una forma de hablar sobre esa persona.

Mateo parte de Abraham, padre del pueblo judío y de todos los creyentes y muestra una estructura formada por tres veces catorce generaciones. Por supuesto, nos muestra a Jesús como descendiente de David, de cuya estirpe se esperaba que fuera el mesías.

El anuncio a José

Si la protagonista del relato de la infancia en el evangelio de Lucas es María, en este caso es José, al cual el ángel le anuncia en sueños el nacimiento de Jesús y le pide que lo acepte para formar parte de su linaje.

El ángel anuncia al emmanuel o «Dios con nosotros». José lo llamará Jesús, «Dios Salva»

Los sabios o reyes magos de oriente

El relato nos introduce a unos sabios de oriente, que han quedado en el lenguaje popular como «reyes magos» que buscan al rey de los judíos que anuncia la presencia de una estrella.

Estos personajes están inspirados en la lectura de Isaías Is 60, 1-6

¡Levántate, brilla, que llega tu luz; la gloria del Señor amanece sobre ti! Mira: las tinieblas cubren la tierra, la oscuridad los pueblos; pero sobre ti amanecerá el Señor, su gloria aparecerá sobre ti; y acudirán los pueblos a tu luz, los reyes al resplandor de tu aurora.

Entonces lo verás, radiante de alegría; tu corazón se asombrará, se ensanchará, cuando vuelquen sobre ti el tráfico del mar y te traigan las riquezas de los pueblos.

Vienen todos de Sabá, trayendo incienso y oro, proclamando las alabanzas del Señor.

El relato no habla de que fueran tres, el número se ha deducido de que llevan tres regalos, y la apariencia de estos tres reyes magos o sabios de oriente es fruto de las obras de arte posterior, que han influido, al igual que con la estrella , más que el propio texto del evangelio.

Mateo nos muestra como Jesús no será reconocido por los responsables judíos, pero sí por lo pueblos paganos. Para ellos se apoya además en pasajes de la escritura.

El nacimiento en Belén

El nacimiento de Jesús se sitúa en Belén, en cumplimiento de la cita del libro de Miqueas «Pero tú, Belén de Efrata, pequeña entre las aldeas de Judá, de ti sacaré el que ha de ser jefe de Israel: su origen es antiguo, de tiempo inmemorial.» (Miq 5,1)

Al contrario que Lucas, Mateo no busca ninguna explicación para la presencia de María y José en Belén, será después cuando pasen a vivir en Nazaret.

El origen de la estrella

Mateo introduce la estrella que guía a los reyes magos, sabios de oriente.

Podemos encontrar el origen de la estrella en la cita del libro de números Nm 24, 17-18, que los judíos ya interpretaban como un anuncio de la llegada del Mesías. Mateo mezcla expresiones simbólicas y los acontecimientos reales elaborando su relato.

Avanza el astro surgido de Jacob y sube el cetro de Israel, Israel ejercerá el poder.

Cumplimiento del Éxodo: huida a Egipto y matanza de los inocentes

La familia se refugiará en Egipto y volverá para establecerse en Nazaret. El relato tiene un claro paralelismo entre Moisés que se salva de la matanza del faraón y Jesús que se salva de la de Herodes.

Con su regreso Egipto a Galilea, nos muestra de forma simbólica como con Jesús se logra el éxodo definitivo del pueblo.

Para Mateo el relato da cumplimiento a varias citas de la escritura:

  • Oseas (Os 11,1) «El hijo llamado de Egipto»
  • Jer 2, 16-18 y Jer 31,15 «un gran llanto y lamento, es Raquel que llora por sus hijos»
  • Is 8, 23; Is 11, 1; Is 42, 6 ; Jue 13, 5-7

Imagen de Free-Photos en Pixabay