Vigilia de la luz – Pentecostés. Envías tu Espíritu y todo se renueva

Oración preparada para celebrar una vigilia de la luz sobre el Espíritu Santo o como vigilia de pentecostés la noche previa. En nuestra web puedes encontrar otras celebraciones: una oración para pentecostés para utilizar durante el día u otra como vigilia de pentecostés.

Preparación

Junto al altar estará colocado el Cirio Pascual. Sobre el altar, o en un lugar equivalente y visible, candelabros con siete velas. Al alcance` de la mano otras velas, lámparas sencillas por si hiciera falta para después de la tercera lectura.

Cuidar la creación de ambiente mientras llega la gente: música suave, media luz.

Para los asistente de la vigilia se entrega una hoja con los cantos, las lecturas, la oración de acción de gracias… de forma que puedan participar.

Ambientación de la vigilia de la luz

Bienvenidos a esta Vigilia de la luz en la víspera del Domingo de Pentecostés. Después del día de la Ascensión, según nos cuenta Lucas, los apóstoles permanecían juntos con María, perseveraban en la oración, esperando el cumplimiento de la promesa de Jesús: «No os alejéis de Jerusalén…, recibiréis ‘la fuerza cuando el Espíritu Santo venga sobre vosotros»…

Nosotros, hoy, reunidos para orar, somos los apóstoles, los creyentes en Jesús, que con María esperamos ser renovados por el Espíritu, esperamos el Pentecostés de Dios inundando nuestra realidad. Por débiles que seamos, por imperfectos que nos veamos, Dios quiere permanecer con nosotros y seremos sus testigos.

Canto Ven, Espíritu de Dios

Ven Espíritu de Dios sobre mí,
me abro a tu presencia,
cambiarás mi corazón.

Toca mi debilidad, toma todo lo que soy.
Pongo mi vida en tus manos y mi fe.
Poco a poco llegarás a inundarme de tu luz.
Tu cambiarás mi pasado, cantaré.

Quiero ser signo de paz.
Quiero compartir mi ser.
Yo necesito tu fuerza, tu valor.
Quiero proclamarte a ti. Ser testigo de tu amor.
Entra y transforma mi vida. ¡Ven a mí!

La Palabra: El Plan de Dios

Hubo una noche, hace ahora cincuenta días, en que celebramos la vida en una Vigilia. Fue la Vigilia de la Pascua de Resurrección. En esta noche de Pentecostés y recordando aquella Vigilia de Pascua, volvemos a hacer un canto a la vida y a la luz. Las poseemos gracias a Cristo Resucitado.

Pero la luz y la vida son la obra creadora de Dios en el mundo desde el principio del tiempo, cuando el espíritu de Dios se cernía sobre la faz de las aguas. Daremos lectura a el capítulo primero de la Biblia, mientras encendemos siete luces que representan los siete días de la creación.

Lectura: Génesis 1-2,4

Dejaremos ahora un espacio de silencio para la oración personal. Que cada uno agradezca a Dios la vida que posee y que tanto ama.

CANTO: No adoréis a nadie

La Palabra: El estado actual

La experiencia de la armonía, de la unidad, es una experiencia difícil. Tendemos más bien a la confusión, a la división que proviene de nuestros egoísmos. La desunión, el «no entenderse» de los hombres, está representado en la Biblia por el episodio de la Torre de Babel.

Lectura: Gén 11,1-9

Los constructores de Babel terminaron confusos, divididos, pronunciando palabras ininteligibles… a consecuencia de una actitud de orgullo y de egoísmo.

Apagaremos ahora las llamas vivas que hemos encendido anteriormente y que representan la armonía de la creación hecha por Dios.

El mal hacer de los hombres pone la oscuridad en lugar de la luz que puso Dios. Igual que pone muerte donde había vida o pone violencia donde debería existir el amor.

Los de Babel somos nosotros cada vez que uno habla su exclusivo lenguaje: el lenguaje de su interés, sin respeto alguno a los que hablan o piensan de distinto modo…, y así prospera la insolidaridad, la vulgaridad, el miedo, el hastío. Los de Babel somos nosotros cada vez que, solos o unidos con otros, construimos barreras contra la verdad, contra el amor sano y limpio, contra el bien justo. El tiempo de reflexión que sigue, os invitamos a que cada uno identifique las huellas de Babel que existen en él.

CANTO: Nada te turbe

La Palabra: La llamada del Espíritu

Como el reverso y en anverso de una misma realidad, el pasaje de Babel tiene su correspondencia con el pasaje de Pentecostés. La desunión-dispersión de Babel se vuelve entendimiento de pueblos diversos por la acción del Espíritu en la mañana de Pentecostés.

Lectura: Hech 2,5-11

Dinámica para la vigilia de la luz

Vamos a realizar un nuevo gesto simbólico: Cristo Resucitado está representado por el Cirio Pascual. (Se enciende el Cirio). Cristo resucitado es la salvación para el mundo, nos propone un plan de felicidad, un estilo de vida mejor: vivir partiendo del amor.

Diversas personas de las que participamos en esta Vigilia pueden subir, para volver a encender las luces apagadas por la desunión de Babel.

(Se encienden las velas anteriores y las que fuesen necesarias)

El acontecimiento maravilloso de Pentecostés irrumpe en un mundo como el nuestro, fraccionado en lenguas y culturas y, sin suprimir las diferencias legítimas, sienta las bases de una fraternidad universal.

Esta asamblea nuestra, comunidad de creyentes, es obra del Espíritu Santo. Cuando el Espíritu de Dios irrumpe en el ánimo del discípulo, crea actitudes de amor. Jesús nos transmite su espíritu, sus mismas actitudes, su mismo sentido de la vida y de las cosas.

En vez de torres para aislarse y de barreras, los creyentes haremos comunidades abiertas.

Dejaremos el lenguaje de la distancia y que marca diferencias, y pasaremos a las manos tendidas y las obras de la amistad y la solidaridad.

En vez de un cristianismo de costumbre, de rutina, la adhesión personal al resucitado y a su estilo de vida.

CANTO: Ubi Caritas

Lectura del Evangelio: Jn 20,19-23

Peticiones

CANTO: Espíritu Santo, Ven

Para que nuestra comunión con Dios se fortalezca; para que seamos sarmientos plenamente unidos a la vid, a través de una continua oración personal y una constante participación en los sacramentos.

CANTO: ESPÍRITU SANTO VEN

Para que nuestra vida iluminada por Dios, se santifique cada día mas, viviendo la realidad del Evangelio.

CANTO: ESPÍRITU SANTO VEN

Para que crezca nuestra sed de Dios y nos preocupemos de formar nuestra fe; a través de la catequesis, de la enseñanza religiosa, de la meditación y el estudio de la Palabra de Dios, de manera que estemos preparados para dar razón de nuestra fe a todo el que nos la pidiera.

CANTO: ESPÍRITU SANTO VEN

Hay quien dice que los jóvenes son la Iglesia del mañana, el futuro. Sin embargo, somos presente, somos ya Iglesia. Para que nos sintamos responsables de la misión de la Iglesia; y generosamente aportemos nuestra colaboración en las distintas actividades de nuestras parroquias.

CANTO: ESPÍRITU SANTO VEN

Para que vivamos gozosamente e intensamente nuestra fe en medio del mundo; contagiando nuestra alegría con nuestro testimonio; y haciendo posible a todos el encuentro con Jesucristo.

CANTO: ESPÍRITU SANTO VEN

Para que no escondamos nuestros carismas, sino que los hagamos fructificar para el bien común; dedicando nuestro tiempo y nuestro esfuerzo al servicio de los demás a través de entidades, instituciones y asociaciones de nuestros pueblos; colaborando de esta forma a construir la civilización del amor.

CANTO: ESPÍRITU SANTO VEN

Para que con valentía denunciemos los abusos y las injusticias de nuestra sociedad; y luchemos contra la secularización, la insolidaridad y el consumismo.

CANTO: ESPÍRITU SANTO VEN

Para que comprometamos nuestra vida en favor de nuestros hermanos más marginados, más necesitados de nuestra sociedad.

CANTO: ESPÍRITU SANTO VEN

Oración de Gracias: «Gracias, Padre, por el Espíritu»

GRACIAS, PADRE, POR EL ESPIRITU

Te bendecimos, Padre,
por el don del Espíritu que, por tu Hijo, haces al mundo.

Lo hiciste al principio, cuando incubabas el universo al calor del Espíritu,
para que naciera un mundo de luz y de vida, que pudiera albergar al hombre.

Te damos gracias porque, mediante tu Espíritu,
lo sigues creando, conservando y embellecimiento.

Te bendecimos por haber puesto tu Espíritu en nosotros,
y por el don continuo que de El has hecho en la historia humana:
Espíritu de fuerza en los jueces y gobernantes, Espíritu rector en sus leyes fieles….
Te alabamos por la acción de tu Espíritu en los profetas…

Te bendecimos sobre todo por Jesucristo,
lo mejor de nuestro mundo,
la persona «espiritual» por excelencia:
vivió guiado por el Espíritu, evangelizando a los pobres,
ayudando y fortaleciendo a todos… hasta que,
resucitado, comunicó a su Iglesia y a los que buscan con corazón sincero,
ese mismo Espíritu…

Que el Espíritu nos de fuerza para luchar por la verdad,
la justicia y el amor; luz para comprender a todos,
ayuda para servir, generosidad para amar, paciencia para esperar.

Padre, que tu Espíritu de amor traiga la unidad a tu Iglesia.
Y, finalmente, haznos sensibles a la acción de tu Espíritu
en el mundo y en la historia de los hombres. Ayúdanos a descubrirla en la ciencia,
en la cultura, en el trabajo, en la técnica, en todo aquello en que el hombre y el Espíritu
preparan conjuntamente el alumbramiento de los nuevos cielos y la nueva tierra.
Por Jesucristo, tu Hijo Resucitado y Hermano nuestro. Amén.

Despedida y Bendición

El animador agradece la participación en la vigilia de la luz, invita a todos los asistentes a llevar en sus corazones lo experimentado en la oración y llevarlo a los demás y propone concluir con el rezo de un Padre Nuestro.

Padre Nuestro

Photo by Marek Piwnicki on Unsplash