El que quiera servirme que me siga (Jn 12, 20-33)

Domingo 5º de Cuaresma – Ciclo B. 21 de marzo de 2021

Jn 12, 20-33 «El que quiera servirme que me siga»

Había unos griegos que habían subido para los cultos de la fiesta. Se acercaron a Felipe, el de Betsaida de Galilea, y le pidieron: —Señor, queremos ver a Jesús. Felipe va y se lo dice a Andrés; Felipe y Andrés van y se lo dicen a Jesús. Jesús les contesta: —Ha llegado la hora de que este Hombre sea glorificado. Os aseguro que, si el grano de trigo caído en tierra no muere, queda solo; pero si muere, da mucho fruto. El que se aferra a la vida la pierde, el que desprecia la vida en este mundo la conserva para una vida eterna. El que quiera servirme, que me siga, y donde yo estoy estará mi servidor; si uno me sirve, lo honrará el Padre.

Ahora mi espíritu está agitado, y, ¿qué voy a decir? ¿Que mi Padre me libre de este trance? No; que para eso he llegado a este trance. Padre, da gloria a tu Nombre. Vino una voz del cielo: —Lo he glorificado y de nuevo lo glorificaré. La gente que estaba escuchando decía: —Ha sido un trueno. Otros decían: —Le ha hablado un ángel. Jesús respondió: —Esa voz no ha sonado por mí, sino por vosotros. Ahora comienza el juicio de este mundo y el príncipe de este mundo será expulsado. Cuando yo sea elevado de la tierra, atraeré a todos hacia mí –lo decía indicando de qué muerte iba a morir–.

Comentario

Jesús se desposee: de su voluntad, de sus planes, de sus vínculos. Lleva hasta el extremo el hecho de que la muerte a uno/a misma/a es la que conduce a la vida.

Es una renuncia a manipular la realidad y las relaciones para salirnos con «la nuestra».

«Si el grano de trigo no muere la semilla no da fruto» se trata de una determinación muy al límite que sitúa a Jesús en la frontera y que nos sitúa también a nosotros/as en esos extremos si estamos disponibles para ese seguimiento que sin duda es radical.

Y esa radicalidad es la de generar dinámicas de servicio y de entrega ante los más frágiles y vulnerables.

Preguntas para la reflexión

¿A qué creo que me cuesta renunciar/morir?

¿Dónde estoy disponible?

¿En qué lugares y con qué personas me gustaría comprometerme? ¿porqué no lo hago?

Photo by Tim Marshall on Unsplash

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.