7. Gálatas 4 – 6. La libertad de la fe y el evangelio

Vamos a terminar la lectura de la carta de Pablo a los Gálatas, pero antes revisaremos unos de los conceptos que más se repite en sus cartas, y que es fundamental en esta que leemos, desde el capítulo 3 hasta el final: ¿qué nos salva, la fe o la ley?

La pregunta surge en este contexto: Pablo predica y funda comunidades cristianas. Su mensaje es de adhesión a Jesús el Mesías, Jesucristo, y no verá necesarios para estos nuevos cristianos el seguimiento de la ley y prácticas judías. Sin embargo unos años después llegarán nuevos misioneros que sí que requerirán para los cristiano el seguimiento de las leyes judías y en concreto de la circuncisión.

Hoy en día ¿cómo entendemos la pregunta? Hay varios conceptos del mensaje cristiano que nos puede costar encontrar en nuestra experiencia práctica, y este es uno de ellos: la «salvación» o «justificación». Para entenderlos a nivel personal en primer lugar hay que sentir la necesidad de ser salvados o justificados ante Dios, y hoy en día aunque tengamos ese sentimiento es difícil que le demos ese nombre.

Podemos ver la pregunta «¿qué nos salva?» de diversas formas que sin ser sinónimos, quizá nos ayuden con los términos:

  • ¿Qué nos va a hacer vivir plenamente?
  • ¿Cómo podemos convertirnos en mejores personas?
  • ¿Qué nos transformará en personas nuevas capaces de cambiar nuestra sociedad?
  • ¿Ser cristiano es seguir una serie de normas y preceptos?

La pregunta entre «fe» y «ley», tiene mucho que ver con cuestiones que siguen vivas hoy en día ¿Es suficiente en nuestra sociedad con cumplir una normas, cumplir las leyes? ¿qué tenemos que hacer para poder ser libres? ¿en qué consiste amar desinteresadamente?

Pablo y la justificación por la fe

Pablo comenzó siendo fariseo y como tal, pensaba que gracias a su esfuerzo en cumplir la ley, sería «justo» ante Dios. Pero ha descubierto que solo Cristo puede hacerle justo.

Pablo argumentará en sus cartas que no se puede conseguir la salvación únicamente con nuestro propio esfuerzo, sino que la recibimos de Dios por la fe. La salvación de Dios llega a la humanidad por medio de Jesucristo.

Al creer en Dios, al unirnos a Cristo con confianza plena, viviendo en consecuencia, somos salvados, nos convertimos en justos.

El concepto de la salvación se enlaza con el del amor. No amamos para conseguir algo o para que el otro nos ame, nuestro amor será real si lo damos porque nos sabemos amados.

La salvación también tiene que ver con la libertad, el seguimiento de la ley no nos puede hacer más libres, porque nos mantiene sujetos, pero la fe, y vivir en consecuencia, sí nos hará libres.

Pablo desarrolla mucho el tema en esta carta a los Gálatas, leemos los capítulos restantes del 4 al 6 intentando seguir sus argumentaciones.

Para reflexionar y compartir

En estos capítulos sigue habiendo referencias a la llegada de personas con un mensaje diferente al de Pablo ¿podemos hacernos una idea de lo sucedido y las polémicas surgidas en estas comunidades?

Aunque lo detalla mejor en otras cartas, aquí ya nos resume las características de la vida de quién se «adhiere a Jesucristo» ¿qué me resulta más interesante?