El proyecto se estructura en etapas: iniciación, profundización y compromiso

El joven experimenta un crecimiento personal, una serie de cambios en su madurez espiritual, en su capacidad para asimilar la formación que recibe y en su disposición a comprometerse y ofrecer su tiempo.

Teniendo en cuenta este crecimiento progresivo e integral, que debe darse a lo largo de la vida del cristiano, Iuvenes se organiza por razones pedagógicas en tres etapas establecidas atendiendo a la edad y evolución del joven:

La existencia de unas etapas en el proyecto debe complementarse con el esfuerzo de personalizar las acciones teniendo en cuenta a todos los miembros del grupo, atendiendo a su diversidad.

Para cada una de las etapas se describe:

  • Resumen de la etapa. Perfil del destinatario
  • Objetivos. Aspectos importantes del proceso en esta etapa.
  • Resumen de contenidos